Es uno de los alimentos más antiguos que el hombre conoce; ha formado parte importante de la Dieta humana desde hace miles de años. Se encuentra entre las primeras plantas alimenticias domesticadas y luego cultivadas.

El frijol común empezó a cultivarse hace aproximadamente 7000 años A.C. en el sur de México y Guatemala. En México, los nativos cultivaron los frijoles blancos, negros y todas las demás variedades de color. También semillas pequeñas y semillas grandes. Puesto que las culturas mesoamericanas de México cruzaron el continente americano, estos frijoles y las prácticas de cultivo se propagaron poco a poco por toda Sudamérica a medida que exploraban y comercializaban con otras culturas. Cuando los conquistadores de la península Ibericallegaron al Nuevo Mundo, florecían diversas variedades de frijoles.Cristobal Colon les llamó 'faxónes' y 'favas' por su parecido a las habas del viejo mundo, los aztecas los llamaban 'etl', los mayas 'búul' y 'quinsoncho', los incas 'purutu', los cumanagotos de Venezuela 'caraotas', en el Caribe les denominaban 'cunada', los chibchas 'histe' (González, 1987). Los primeros exploradores y comerciantes llevaron posteriormente las variedades de frijol americano a todo el mundo, y a principios del siglo XVII, los frijoles ya eran cultivos populares en Europa, África y Asia.

importancia en la alimentación

El frijol tiene una gran cantidad de proteínas, por lo que puede reemplazar a la carne, con un costo muy inferior. Por eso se le atribuyen, merecidamente atributos curativos y regenerativos. Reduce el colesterol, reduce las posibilidades del cáncer de mama y del de próstata, pues contiene fitoestrógenos. Por otro lado, previene problemas cardíacos y ayudan a la digestión al tener fibras. Quien consuma habitualmente Frijoles difícilmente tendrá problemas de diabetes. Y si los tuviera, al mantener el nivel de azúcar en la sangre bajo, le trae notables beneficios. Además  tiene la propiedad de liberar la glucosa en forma lenta

El fríjol es uno de los componentes más importantes en la alimentación de la población en Colombia  por su calidad nutricional, ya que posee altos contenidos de proteína y de algunos de los minerales esenciales. El consumo aparente de fríjol en Colombia es de  4,5 kg/persona/año y en Antioquia se estima en 8 kg/persona/año.

El contenido de proteína del fríjol varía del 20 al 28% de acuerdo con la variedad y la región donde se produce. Entre los aminoácidos esenciales que contiene están la metionina, que varía entre 0,17 y 0,53%, la lisina, entre 1,69 y 2,44%, y el triptofano, entre 0,14 y 0,22%